Solidez

Yo vengo a ofrecer mi corazón…

Pensamos que un corazón sincero, abierto, honesto y frontal, forma lazos verdaderos de amor que reflejan un alto nivel de madurez, donde alguien que se muestra tal cual es, espera recibir una actitud similar (ida y vuelta)…error!!…por estos tiempos la excepción a la regla es la autenticidad. Están expectantes, cerca…tan cerca que a veces logran desnudar nuestros pensamientos mas profundos y en una rara mezcla de admiración, intentan intimar para descubrir aquello que no pueden ver; se disfrazan de amistad y preocupación ocultando el verdadero motivo… como en un juego de naipes, insinúan tener una carta y finalmente ganan el juego mostrando otra… generan una chispa que enciende el fuego y luego toman distancia para saber cómo jugar la partida.

La realidad es que son muchos los que piensan y viven lo mismo, pero a la hora de ser auténticos y comprometerse con sus “convicciones”, eligen el traje de la hipocresía colocándose en la vereda de enfrente… será que decir lo que quieren escuchar, y actuar según el cliché de una sociedad que no se juega por lo que cree, es la norma de la convivencia de los últimos tiempos?…el “castigo social” te excluye del “círculo”, el temor a quedar afuera se transforma en pánico y los confronta con sus propias palabras, sus mismos temores…..etiquetados con los prejuicios de quienes no tienen la grandeza de ser genuinos, catalogados en secreto por quienes no pueden cruzar la barrera de sus propias culpas y ser libres, en el “Reino del Revés” donde “para ganar hay que perder”, la gran mayoría no considera y no admite perder, no piensa en ceder. La esencia de ganar esta en perder, por amor… el Amor que siempre triunfa y eleva la marca mas allá de lo que tenés, trayéndola mas acá….mas cerca de lo que sos …

No pierdas de vista a quien te creó, conoce y ama, quien jamás te dará la espalda, quien no se cruzará de vereda y sueña con ver tu jardín mas verde que nunca…Quien dijo que todo está perdido?.. Yo vengo a ofrecer mi corazón.

Andres Ali.-

Anuncios

Banquito de Ahorcado…

Un simple banquito entre la vida y la muerte… sólo se necesita un pequeño movimiento para desestabilizar una “sólida” estructura; seguir en pié depende a menudo de quienes permanecen silenciosamente por debajo, ocultos….ellos son el motor y el combustible de una máquina que debe traccionar generando el sustento de las metas y objetivos trazados por quienes están visibles y saben muy bien de donde viene. Por lo general quienes estan “arriba” suelen olvidarse que un “insignificante banquito” en algún punto es quien le da el oxigeno para seguir viviendo…

Qué importantes son los que hacen el trabajo que nadie ve… Por lo general quienes permanecen en el anonimato son los que están detrás de los grandes “éxitos”; son los que corren el riesgo, soportan el peso y sustentan el sistema que luego todos aplauden…El pequeño banquito comienza a tener protagonismo y se transforma en lo fundamental cuando se olvidan que existe y dan por hecho que seguirá firme debajo de esa vida…. si lo patean y quedan sin oxigeno, sin él no hay “base” firme donde apoyarse y en la desesperación entran en pánico, se desmoronan y pierden el rumbo. A veces los pequeños gestos de gratitud y reconocimiento, generan el mejor de los resultados en personas, familias, empresas, organizaciones y en uno mismo; nunca te olvides de aquellos que aún te sostienen…Nó sólo desde arriba, sino que lo hacen desde “abajo”, pues si alguien es capaz de patearlo deja de ser una herramienta útil para transformarse en tu Banquito de Ahorcado.-

Andrés Alí.-