Entradas etiquetadas como “La muerte

La vieja, cara a cara con Dios…

397732_111458189029091_370440112_n-Y cuando este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y este ser mortal se revista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: La muerte ha sido devorada en la victoria. -¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? -El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la Ley. -Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo! La Biblia.

Tenía 15 años cuando su abrazo me hizo sentir el cariño de una madre que tradujo el lenguaje del amor agregando una silla a la mesa, haciendo una llave mas de la puerta, una madre que no le importó de dónde venía…su alegría contagiaba cada lugar de la casa y me enseñó que las reglas están para cumplirlas, que el esfuerzo se premia y que la verdad siempre triunfa… La admiré aún mas desde el día que su historia fue el ejemplo para una generación diferente, que sólo supo de sacrificio…será una historia más para algunos, pero para mí no; tenía tanto amor que rompió los límites del dar; siempre activa, firme y sensible a la vez… la voy a extrañar; sé que ella está cara a cara con Jesús, que se fue en Paz y que dejó un ejemplo, de Vida, de Amor… Ya todos conocen mi historia y haber quedado sin papá ni abuelo a los 4 años, sin mamá a los 12, sin abuela a los 14,  marca en mi vida lo efímero y frágil de la vida, que nada vale mas la pena que vivir cada día como el último, con pasión, con alegría y sabiendo que la esperanza está en Dios…  será que cada despedida, cada separación, que cada pérdida es el recuerdo de que Jesucristo venció la muerte hace mas de 2000 años.

Me decía: te duele la cabeza?, respira, así…así; se quería jubilar de hacerle la torta a todos para los cumpleaños y cada año era el último, cocinaba increíble, las películas viejas de los domingos por la tarde en la cocina, las fiestas de fin de año, la música y la alegría siempre brotaba de su presencia imposible de ignorar; muy orgullosa tomó mi brazo para entrar caminando por la iglesia cuando me casé con la mujer de mi vida; estaba feliz de ser honrada y llevó en alto el título bien merecido de: “Mamá del corazón”; de joven en la pensión salía a las 3 am para la fábrica y se cambiaban el único par de zapatos con Dina para turnarse en la salida del sábado, cuando divertirse sanamente era el premio a tanto esfuerzo…tantos años en el hospital de niños, viendo pequeños con enfermedades terminales y mucho dolor, trabajó hasta que su cuerpo no dio mas, se fue…y con ella mucho mas…mucho mas. Mientras intentamos sobrellevar esta vida que nos enseña a cada minuto que es tan pasajera como un soplo, trabajamos para llegar al día en que se produce un parto hacia la vida eterna; y si tuviésemos la capacidad de entender que está en el lugar por el cual trabajó duro, la tristeza no existiría….somos débiles y sufrimos la partida, pero pronto nos encontraremos en la patria celestial donde no hay dolor, donde disfrutaremos una vida eterna.- Hasta pronto vieja…

Andres Alí.-

 

Anuncios